Inicio / Opinión / El hedor del aliento separatista

El hedor del aliento separatista

Vivimos en una sociedad de rencores absolutos, de pensamientos únicos, de diarreas  mentales.

 

No hay peores argumentos que los que esgrimen aquellos que apenas quieren mirar más allá de su propio ombligo. Son esos cansinos de la verborrea fácil que defienden el separatismo por la vía unilateral, eufemismo de «por mis cojones», en un mundo que tiende por puro sentido común a estar cada vez más unido.

Son individuos e “individuas” que lejos de arrimar el hombro, de remar en la misma dirección, se empeñan en hacer de su capa un sayo, sin importarles un carajo las consecuencias de sus actos porque saben que al final, viven en un país donde la impunidad campa por sus fueros.

Vivimos en una sociedad de rencores absolutos, de pensamientos únicos, de diarreas  mentales. Hacerle entender a un segregacionista radical que aquí cabemos todos o no cabe ni Dios, es tan estúpido como pretender la cuadratura del círculo.

Cuando una minoría se empeña en imponer por la fuerza el verbo separar, segregar o independizar, se ponen en peligro los pilares fundamentales de la razón. Es entonces cuando la convivencia se desquebraja y nos aboca a repetir lo peor de nuestra historia.

Miguel Delibes decía que un pueblo sin literatura es un pueblo mudo. Por eso pienso que al  nuestro le faltan literatos y lectores y le sobran salva patrias disfrazados de oprimidos históricos. Las aventuras en política no suelen tener los finales deseados cuando se conjuran sorteando la ley pero claro, para llevar esto a cabo es preciso que los adoctrinados estén dispuestos a pagar el precio que los adoctrinadores no están dispuestos a sufragar.

Aquellos que tanto se empeñan en abanderar sentimientos separatistas en estos días les aconsejaría de forma encarecida y con todos mis respetos que leyeran a Cicerón. Descubrirían, entre otras cosas,  que para ser libres es necesario ser esclavos de la ley.

Check Also

La Columna de Fernando Elías: Nación, Nacionalidades, Patria, País, Territorio… ¿ qué hay de lo mío ?

Los españoles estamos asistiendo atónitos a los últimos acontecimientos en España, sí en España, nuestro …

error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar