Inicio / Comunicados / Ir al dentista en tiempo de coronavirus no entraña peligro

Ir al dentista en tiempo de coronavirus no entraña peligro

Los españoles vivimos a espaldas de nuestras bocas y la epidemia del COVID-19 nos ha servido en bandeja la excusa perfecta para no ir al dentista. El sector de la odontología ha sido uno de los más castigados por miedo a contagios. Sin embargo, las clínicas dentales han extremado las medidas de prevención sin dejar el menor resquicio al tan temido virus.

Ir al dentista en tiempo de coronavirus no entraña peligro. En la actualidad, si hay un lugar con las máximas medidas de limpieza, profilaxis y esterilización, este establecimiento es una clínica dental. El equipo dentista en Torremolinos de Fojo y Pierini es muestra palpable de ello.

Este equipo está avalado por más de dos décadas de ejercicio profesional en la excelencia. Trabaja en un centro odontológico que cuenta con las técnicas y los equipos más avanzados, que están en constante actualización. Por este motivo, dicha clínica se ha convertido en un referente en todo Málaga.

El COVID-19 como excusa

Tras el estallido de la epidemia por coronavirus y la declaración del Estado de Alarma en España, a mediados del pasado mes de marzo, se decretaba el confinamiento de la población. El encierro preventivo no tenía por qué afectar a las consultas de estomatología y clínicas dentales, ya que su actividad se consideraba “esencial” por tratarse del cuidado de la salud, en este caso la salud bucodental.

Sin embargo, muchas personas suspendieron ‘sine die’ o aplazaron hasta después del verano sus citas con el dentista, citas que ya estaban programadas para la primavera de este año o para el comienzo del verano 2020.

Se extendió el bulo (una “fake new” o falsa noticia como tantas otras) de que, al abrir la boca recostado en el sillón articulado del dentista, el paciente podía contraer la enfermedad. El COVID-19 se convirtió, de esta manera, tan burda como poco consistente, en una “excusa perfecta” para no ir a la consulta, cuando muy probablemente los verdaderos motivos de aquellas personas remisas a acudir eran otros bien distintos.

Desde el primer momento, los especialistas en estomatología y odontología se han sabido adaptar a las difíciles circunstancias sobrevenidas y, poco a poco, se ha ido imponiendo el sentido común. Las clínicas dentales han podido recuperar su actividad recientemente, con extremas medidas de seguridad y con todos los protocolos higiénicos a seguir, de acuerdo con las actualizaciones del Boletín Oficial del Estado (BOE) sobre el COVID-19 para la movilidad de las personas.

Una cuestión cultural 

Lo cierto es que no hace falta ninguna pandemia para que a los españoles no les guste acudir al dentista. La mitad de la población de nuestro país no va nunca, o casi nunca. Es algo que subyace en nuestro subconsciente colectivo.

Sólo vamos a una clínica dental cuando el dolor de una muela no nos deja en paz, o cuando una caries nos sacude con esa sensación tan desagradable y dolorosa al tomar algo frío o caliente, como un repelús que se mete violentamente hasta los huesos y nos traspasa el cuerpo de arriba a abajo.

Esto ha venido siendo tradicionalmente así y, aunque parezca mentira, parte de culpa la tuvieron ciertos tebeos y cómics de éxito entre los niños de antaño, pues mostraban historietas de humor negro en las que un dentista dispuesto a quitar una muela a un paciente terminaba sacándole todo el esqueleto por la boca.

Aquellos niños de antaño son nuestros abuelos de ahora, y son precisamente estas generaciones más mayores las que sienten más pereza a la hora de cuidarse la dentadura, o lo que les queda de ella.

Conocer al dentista líder del sector

Pero esa resistencia atávica que persiste en nuestro subconsciente colectivo va desapareciendo, afortunadamente. La población juvenil española acude hoy con más frecuencia a revisarse la dentadura y esta costumbre sería tanto más frecuente si los españoles conociéramos mejor a los profesionales de la salud bucodental.

En la clínica de Fojo y Pierini, profesionales con el máximo nivel de preparación resuelve incluso los casos más complejos; hacen rehabilitación funcional y estética de todo tipo de sonrisas, mediante técnicas diagnósticas y terapéuticas de última generación.

Hablamos de especialistas en implantes dentales y ortodoncia, que practican el novedoso tratamiento All-on-four, en Málaga. Este tratamiento permite colocar cuatro implantes y fabricar una prótesis fija personalizada en un solo día, sin dolor y sin necesidad de injertos de hueso. De hecho, es el primer centro odontológico acreditado por Nobel Biocare (los líderes en el sector) en Málaga.

Check Also

Comparativas online: información útil a la hora de ambientar y equipar el hogar

Los catálogos de las tiendas online especializadas en productos para el hogar, son cada vez …

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar