Inicio / El Reportaje / José de Aguilar, la voz de oro de «Mi Torre del Mar»

José de Aguilar, la voz de oro de «Mi Torre del Mar»

Aún hay quién tararea, especialmente en Torre del Mar, una vieja canción, en concreto un vals, que se titula “Mi Torre del Mar” y que está interpretado por el cantante José de Aguilar, con música del maestro salmantino Tomás Bretón y acompañado por la Orquesta Yuman.

Muy poco se sabe de la historia de este artista, nacido en 1925, unos dicen que en Tomelloso (Ciudad Real) y otros en Albacete (en ambas ciudades, cosa extraña, no aparece su nombre entre sus paisanos ilustres), que falleció en el 2000 y que entre sus canciones más populares están los himnos del Real Madrid y del Atlético de Madrid. Casi nada, tenía en su repertorio todo un derbi musical.

Los que amamos la historia solemos elegir nuestros temas de estudio de forma libre y siempre en función de nuestras sensibilidades, inquietudes o preocupaciones, y el conocer la historia de este personaje nos llevó a indagar sobre él.

José de Aguilar Granados, al que denominaron “La Voz de oro de la radio”, como así rezó en su esquela, que encontré en la hemeroteca digital de ABC, bien se merece no ser olvidado, no sólo por las citadas canciones o himnos emblemáticos, sino también para valorar algo que la democracia nos trajo: el respeto y reconocimiento a las diferentes tendencias sexuales.

Y es que su juventud estuvo marcada por especiales circunstancias. Todo comenzó en Albacete, lugar donde residía con su familia, por la mitad de los años cuarenta del siglo pasado, y en donde sufrió sistemáticamente lo que por entonces denominaban “caza de maricones”, de las que unas veces eran ejecutores los jóvenes camisas azules y otras los soldados pertenecientes a la Base Aérea de los Llanos.

Esas “cazas” consistían en propinar al desgraciado que pillaban en sus manos una soberbia paliza. José de Aguilar, con 18 años sufrió varias, perdiendo en una de ellas parcialmente la visión en un ojo. En otros casos, le llegaron a conminar a abandonar la ciudad, como así al final ocurrió, por lo que tuvo que salir de ella junto a sus hermanos y familia al completo. Eran los momentos en que empezaba a destacar como joven cantante en una pequeña orquesta de Albacete, con la que había ganado en Radio Madrid un concurso radiofónico que dirigía Bobby Deglané.

De la noche a la mañana ese prometedor cantante con algo más de 20 años desapareció por un tiempo del panorama musical. Tiempos de incertidumbres en los que temeroso por la posible aplicación abusiva de la Ley de Vagos y Maleantes de 1939 (ampliada después duramente a los homosexuales), que argumentaba que “el sodomita era un peligro para la patria, además de tender a la delincuencia y al comunismo”, no le quedó más remedio que huir, salir de donde fue marcado por unos pocos.

Siempre convivió con el miedo a verse involucrado en alguna redada y que le impusieran el artículo 4º de esa Ley, que sancionaba con un internado de tres años en un establecimiento de régimen de trabajo forzado o a permanecer en colonias disfrazadas como agrícolas.

Según supimos por su hermano Juan, desde Albacete llegaron a Málaga y pocos meses después se afincaron en Torre del Mar, donde durante cuatro años su padre trabajó en la Fábrica Azucarera, localidad de la que por cierto, José quedó prendado y a la que años más tarde quiso dedicarle el conocido vals.

A comienzos de los años cincuenta su familia decidió volver a Albacete, pero sin José, que se estableció en Madrid en busca de remozadas oportunidades dentro del mundillo que amaba, la canción. Pronto le llega la oportunidad de grabar su primer disco, que sin pensar, lo lleva a la fama, con “Torito bravo”, que en su otra cara llevaba el tema “María Cristina me quiere gobernar”.

Pudimos averiguar en las hemerotecas deportivas que en 1952 se presentó el himno del Real Madrid (Columbia), cantado por él, pero que no aparecería registrada esta grabación hasta años después, en 1959.

En 1963 grabó en Madrid para el sello Columbia un nuevo single compuesto por cuatro canciones y bajo la dirección del maestro Lillo, “Madrid Ave Fénix”, “Una copa de vino español”, “Siempre mi Madrid” y el vals “Mi Torre del Mar”. Siempre se le clasificó a José de Aguilar como cantante de la década de los 50 y 60, pero lo cierto es que fueron los años setenta en los que más actuaciones realizó por todo el panorama español.

Curioso, en 1974 realizó el himno del eterno rival del Real Madrid, el del vecino Atlético de Madrid (Zafiro), a lo que se le sumó un buen número de actuaciones en los años siguientes.

Poco más se sabe de él, sólo que en 1979 participó en una campaña de UCD en compañía de Lolita Garrido y Los Galindo. Es en ese mismo año es cuando se le dedica un programa en TVE que presentaba José Luis Barcelona y Aurora Claramunt, “Canciones de una vida”, en la que entre sus temas más populares interpreta  “Mi Torre del Mar”.

José de Aguilar, el cantante que arrasó en las listas de discos de la pionera radio española, murió el 18 de abril de 2000, sin embargo su voz cada domingo suena alegre a través de la megafonía y en los graderíos de los estadios Santiago Bernabéu y del Wanda Metropolitano (antes en el Vicente Calderón), y cómo no, sigue enamorando a los más veteranos de la que fue su querida Torre de Mar.

Sobre Jesús Hurtado

Check Also

El Paso de Riogordo cumple 68 años

La Semana Santa en la localidad axárquica de Riogordo es altamente conocida por su Paso, una representación …

error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar