Inicio / Ocio / Cine / La Familia que tu eliges, crítica
La familia que eliges

La Familia que tu eliges, crítica

La familia que tu eliges es humana, emotiva y tierna son calificativos que sirven de etiqueta a esta apreciable historia de amistad con ecos de Rain Man (1989) y Campeones (2018). Una comedia agridulce y ligera que aproxima a perdedores solitarios partiendo de unos argumentos asumibles. Su transcurso, en clave de road movie, permite componer una singular aventura continuamente salpicada de anécdotas e incidentes, a la par que la relación entre los protagonistas va creciendo y generando un bonito vínculo fraternal.
Tras varios intentos, Zak, un joven con síndrome de Down, consigue escapar del centro en que permanecía internado. Quiere hacer realidad su sueño: convertirse en una estrella de la lucha profesional, pasando antes por la escuela del popular campeón Salt Water Redneck. Poco después de iniciar su viaje, se unirá a Tyler, quien sobrevive robando cangrejos a los pescadores, hasta que se ve obligado a huir. Ambos caminarán juntos hacia un futuro mejor, mientras la enfermera que cuidaba al chico trata de localizarlo.
Dedica el tiempo justo a presentar a los personajes, con una breve y concisa introducción que proporciona solo la información necesaria. El guion profundiza en esos caracteres y los moldea a medida que transcurre el relato y se suceden las experiencias.

Un sencillo argumento para hablar de los verdaderos valores del ser humano

Nunca se excede al escenificar los distintos episodios que les depara la ruta, y aprovecha el desarrollo de ese sencillo argumento para hablar de los verdaderos valores del ser humano. Una felicidad alcanzable sin lujos ni comodidades, de sentirse libre y de la satisfacción de ver cumplidas las metas de quienes nos rodean.
Los bellos parajes de Savannah (Georgia), donde se ha rodado en su mayoría, proporcionan una especial calidez a las imágenes. Las marismas, estuarios, y las zonas boscosas constituyen un marco natural ideal a la hora de subrayar el reencuentro con unos afectos olvidados.
Shia LaBeouf asume uno de los papeles más maduros en que le hemos visto. Convence desde su mirada y marca perfectamente los tiempos de su cambio interior. Igualmente decisiva resulta la aparente naturalidad y espontaneidad de Zack Gottsagen. Este no es precisamente un debutante ante las cámaras; y Dakota Johnson engrandece un rol que inicialmente parece secundario.
La ópera prima de Tyler Nilson y Michael Schwartz como directores de largometrajes de ficción, se salda con un notable alto.

Check Also

Un acuerdo original, crítica

Críticas de Cine: Un acuerdo original

Un acuerdo original es una comedia agridulce sobre una ruptura matrimonial. Resultan particularmente apreciables tanto …

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar