Inicio / Opinión / Los intocables del Show Business

Los intocables del Show Business

La sabiduría sólo puede medirse con la perspectiva que te va dando la edad  y el tiempo, que además de curarlo todo, te descubre quién estaba y quién no en esa categoría de sabios o de ignorantes. Mi madre, que además de sabia, no tenía doblez, solía decirme que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio. Tenía razón.

Por eso hace muchos años que decidí no entrar al trapo, ni de las críticas, ni de los elogios.  En esta Axarquía nuestra conviven juntas pero no revueltas dos clases de personas: las que saben y las que creen que saben. A las primeras me gusta escucharlas aunque no las oiga y a las segundas no las oigo nunca por mucho que intente escucharlas. Las primeras me hacen pensar y las segundas, me causan esa risa floja que sólo se puede esbozar cuando te asalta la vergüenza ajena.

Digo esto porque tras volver a los medios de comunicación después de una larga ausencia, me he dado cuenta de que nada ha cambiado, nada ha evolucionado. Los mismos voceros con distintos nombres. Bellas y bestias de rasca y pica. Jefes del No-Do y regidores con poca o ninguna cintura política. Son las tribus que abanderan los que se creen que saben sin saber que son tan efímeros e inútiles como sus propias injerencias. Son los que me recuerdan por qué decidí marcharme. Creen ser «los intocables del show business»

Por eso prefiero rodearme de los que saben. No es posible aprender de otro modo. El escritor norteamericano joseph Heller solía decir que la única sabiduría que alcanzó en su vida fue la de dudar de la ideología y de los argumentos de los demás. Yo he aprendido mucho pero sigo sin saber nada, salvo que hay derrotas que tienen más dignidad que la victoria. Cuando se tiene poco o nada que perder, no existe quien pueda amedrentarte y eso, en esta bendita profesión, es una ventaja contra aquellos que se creen los intocables del show business.

 

Check Also

Opinión: Del entusiasmo a la nada

Cuando me adentré a Vox era un movimiento de ilusión. Recuerdo aquellas primeras reuniones de …

error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar