Inicio / Ocio / Cine / «Mi hermano persigue dinosaurios» un ejemplo de cine con valores
Mi hermano persigue dinosaurios

«Mi hermano persigue dinosaurios» un ejemplo de cine con valores

Mi hermano persigue dinosaurios, a medio camino entre una comedia familiar y la típica película de adolescentes, esta entrañable producción italiana se gana el favor del público desde las secuencias iniciales. Recorrida por la ternura, prácticamente no pretende otra cosa que transmitir buenas sensaciones de principio a fin, objetivo que consigue plenamente.
El pequeño Jack recibe de sus padres la noticia que tanto esperaba: va a tener un hermanito. Cuando nace Gio, con síndrome de Down, él piensa que posee las extraordinarias facultades de un superhéroe. Con el paso del tiempo, su percepción termina ajustándose a la realidad sin alterar ese fuerte vínculo fraternal; hasta que el ingreso en el instituto y la aparición del primer amor, le llevan a cometer un error de consecuencias imprevisibles.

Argumentos sencillos, pero con un atractivo singular

La introducción de Mi hermano persigue dinosaurios transcurre con agilidad, imbuida de un humor blanco sostenido por la ingenuidad del narrador, el joven protagonista. Aquí el uso constante de la voz en off se ha resuelto eficazmente y contribuye a vertebrar el desarrollo del relato. Sus argumentos son sencillos, pero el cariño con que están tratados le otorga un atractivo singular.
Es de suponer que lo mismo sucede con la exitosa obra en que se basa, el libro autobiográfico de Giacomo Mazzariol. Este fue publicado en 2016, cuyo peculiar y poético título ha respetado la adaptación cinematográfica.
A medida que avanza el film toma un cariz propio de las cintas juveniles de siempre, donde tampoco falta la música a través de un grupo musical estudiantil para satisfacción de los nostálgicos.

Un elenco de niños con gran potencial y un acierto

La resolución redondea la historia y sin cargarse de dulzor permite abandonar la sala con una amplia sonrisa.
Ha de aplaudirse el acierto de la dirección de casting, particularmente en lo que toca al elenco de niños que participan. Sin duda, especial mención merece Francesco Gheghi, un actor realmente prometedor. Se ve arropado por el oficio de Alessandro Gassman, Isabella Ragonese y Rossy de Palma, asumiendo un papel que se sale de lo convencional con destacadas intervenciones.
La notable ópera prima de Stefano Cipani se disfruta y sirve perfectamente como un agradable vehículo de evasión, muy apropiado en la coyuntura actual.
J.A. Díaz

Check Also

Un acuerdo original, crítica

Críticas de Cine: Un acuerdo original

Un acuerdo original es una comedia agridulce sobre una ruptura matrimonial. Resultan particularmente apreciables tanto …

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar