Inicio / Ocio / Cine / Críticas de Cine: Un acuerdo original
Un acuerdo original, crítica

Críticas de Cine: Un acuerdo original

Un acuerdo original es una comedia agridulce sobre una ruptura matrimonial. Resultan particularmente apreciables tanto el origen, porque recrea la historia real de sus propios actores (también guionistas y directores del film), como los aspectos ejemplarizantes del peculiar acuerdo al cual llegan. Esta fluye con agilidad; y lejos de buscar aproximarse a un falso documental, a lo que se prestaba plenamente la propuesta; opta por transformarla prácticamente en un vodevil, con cotas de humor desigual: los momentos chispeantes se alternan con otros poco inspirados.
Romane Bohringer y Philippe Rebbot han decidido separarse. No profundiza en las causas, simplemente se nos da a entender que el amor y la atracción han desaparecido por completo tras diez años de casados y dos hijos en común. Dado lo irreversible de la situación, buscan la solución menos dramática para los niños: vender su casa y comprar una nueva en construcción. Donde sus respectivas viviendas no solo son contiguas, sino que además se comunican a través de una especie de “esclusa”.

Siempre superpone un mensaje positivo

En el film, se intuye que no todo consiste en una fiel transposición de sus verdaderas experiencias. De hecho, al relatarlas en clave de ficción se han podido incorporar una larga serie de personajes. Cuyas sucesivas intervenciones aportan una agradecida vis cómica y contribuyen a dotar de frescura la narración. Muchos se presentan ligeramente caricaturizados y aun así sus gags encajan sin chirriar.
No oculta los ocasionales roces que surgen entre los protagonistas, pero siempre superpone un mensaje positivo. Su manera de afrontar la crisis conyugal constituye una muestra de que, en casos similares, llevar las cosas por el camino civilizado ahorra disgustos. No obstante, en ese terreno, se advierte el talante liberal y abierto tradicionalmente atribuido a los franceses en las relaciones de pareja.
Cuesta pensar que los intérpretes se comporten detrás de las cámaras del mismo modo que aquí vemos; indudablemente están actuando. Ahora bien, su química funciona a la perfección y de eso se beneficia la puesta en escena. Tampoco desentonan el resto de participantes, incluyendo a sus familiares involucrados, algunos con un apreciable currículo cinematográfico.
Acicalada por una buena selección de canciones, la cinta es, en general, divertida, y hasta puede invitar a una cierta reflexión.
J.A Díaz

Check Also

Las Niñas, crítica

Críticas de cine: Las Niñas

«Las Niñas», entrañable y sensible resulta esta crónica, del tránsito de la infancia a la …

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar