Inicio / Opinión / Una Semana Santa diferente
imagen-articulo-opinion

Una Semana Santa diferente

Sí, ha leído bien. Ha sido una Semana Santa diferente o por lo menos, yo tengo esa sensación.  Quizás haya sido por el espléndido tiempo que hemos tenido, que nos invitaba a ponernos guapos con la ropa de primavera-verano aunque, entrada la noche, echáramos en falta una chaqueta que nos resguardara de la caída inesperada de la temperatura. Por suerte, este año, nadie ha tenido que rogarle a ningún santo para que se despejara el cielo o para que la amenaza de lluvia se quedara precisamente en eso, en amenaza.

Pero también ha habido otros factores que han hecho que la Semana Santa de Vélez-Málaga 2016 sea diferente a todas las anteriores, como es el cierre temporal de la Iglesia de San Juan Bautista, que ha obligado a las cofradías a buscar su propia casita por diversos puntos de la ciudad. Unos la han encontrado en los tinglados instalados en la calle Paseo Nuevo y Plaza de la Constitución; otros han tenido que cambiar su itinerario, como el Resucitado, que pasó por la calle Camino de Málaga. Por otra parte, el Miércoles Santo se vivió un momento que pasará a la historia de la ciudad y de la Semana Santa de Vélez: la salida del Huerto y los Desamparados del interior del antiguo mercado.

Por cierto,  ¿se dio cuenta de lo bien que lucían los balcones de algunas de las calles del recorrido con esas banderolas moradas con el símbolo de la Agrupación de Cofradías? Algo tan sencillo embelleció y unificó a las casas de la calle Salvador Rueda (Coroná), Plaza de San Juan de Dios y calle X (Enmedio). También fue un detalle por parte de la Agrupación ya que corren ciertos rumores de que quieren dejar fuera estas calles del recorrido oficial, pero los rumores, rumores son. Esperemos que no se conviertan en una realidad, ya que solo ayudaría a abandonar un poco más esta parte del casco antiguo.

De la dejadez de esta zona parece que se han dado cuenta en el Ayuntamiento y para ocultarla, se les ha ocurrido tapar algunos de los edificios con una tela. Hay que decir que son muy bonitas. Algunas imitaban a una fachada de una casa. La de un ventanal de la calle Las tiendas escondía a Miguel de Cervantes y a Joaquín Lobato charlando.

Sin embargo, hay cosas que nunca cambian. Un año más, Vélez se ha convertido en una pista de patinaje por la cera de las velas. Así que tenga precaución.

Lo bueno, lo malo, lo nuevo y lo viejo de la Semana Santa de nuestra ciudad volverá el año que viene. Mientras tanto, habrá que esperar.

Check Also

Cartas al Director

Hola buenas ya que es por el único medio que tengo para comunicarme lo haré …

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar