Vox afirma que el Ayuntamiento de Vélez-Málaga da la espalda a las tradiciones del mundo rural

Según el partido de Santiago Abascal, el consistorio veleño incumple la ley al no autorizar las tientas de gallos para la selección de la raza española combatiente

El Ayuntamiento de Vélez-Málaga tiene paralizada una autorización municipal sin causa justificada a la Asociación Gallera Española “El Manolín”, cuya actividad se fundamenta en la cría y tientas para la selección y perpetuidad del gallo español combatiente. Así lo ha denunciado Vox Vélez-Málaga en un comunicado hecho público en sus redes sociales.
Según afirman desde Vox esta actividad está regida por una ley andaluza de 2.003, la cual protege y regula los criaderos autorizados con la sola y única asistencia de sus socios. “La justificación legal de las peleas de gallos modernas se basa en la necesidad de criar y seleccionar los gallos de la raza andaluza llamada “Combatiente Español” o “Jerezano”, los cuales se exportan a Hispanoamérica”. Son las palabras del joven gallero, Manolo Fernández, quien ha invertido gran cantidad de dinero y esfuerzo en levantar un criadero en una nave del polígono de Los Zamoranos con el consiguiente silencio administrativo del consistorio veleño.
Manolín, como se le conoce en el mundo del gallo, lleva más de un año, desde el 21 de enero de 2.018, luchando para que se ejecute su expediente. “Hasta el momento hay callada por respuesta en el ayuntamiento; parece que hay un claro interés en desechar las aficiones del mundo rural cuando tendríamos que ser centro de atención de poder político. No en vano, el campo genera 11 millones de puestos de trabajo de forma directa e indirecta”.
El presidente de la Asociación de Criadores del Gallo Combatiente Español de Vélez-Málaga está indignado por el hecho de que el equipo de gobierno de su ciudad se desmarque y no acate una resolución de 2.004, que “terminó de configurar el marco legal y distingue las ‘peleas de gallos’ (ilegales) de la ‘riñas de gallos’. Se consideran peleas de gallos, los enfrentamientos en los que los gallos combaten a muerte. En las riñas, las peleas se convierten en tientas para la selección, tienen que durar como máximo 25 minutos y el combate se termina cuando un gallo ‘pone la pechuga en la tierra’ “, apuntala Fernández.
El joven emprendedor, finalmente, apunta a las pocas facilidades que da la administración para la realización de actividades tradicionales derivadas del mundo rural. Precisamente, el día 3 de marzo se celebra en Madrid una manifestación por el respeto de estas aficiones seculares.
Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar