Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Descubre la sorprendente IA que supera al ChatGPT y dejó boquiabiertos a todos

  • El 30 de noviembre de 2022, OpenAI lanzó el ChatGPT, un sistema automático de inteligencia artificial capaz de hablar con las personas de manera similar a los seres humanos.
  • El ChatGPT ha demostrado ser tan convincente en sus conversaciones que es difícil distinguir si se está interactuando con un humano o un robot.
  • Actualmente, OpenAI está trabajando en una versión más avanzada de la inteligencia artificial llamada IA General (AGI), que se espera que sea aún más poderosa y capaz de realizar tareas más complejas.
  • La IA General plantea preocupaciones sobre el despido del CEO de OpenAI, Sam Altman, y el papel que desempeñó en el desarrollo de esta tecnología.
  • Los expertos advierten sobre los posibles riesgos de la IA General, como la posibilidad de que una superinteligencia artificial pueda tomar decisiones que afecten a la humanidad, tanto positiva como negativamente.
  • Se destaca la necesidad de establecer regulaciones y marcos éticos antes de que la IA General se lance al mercado, para evitar posibles consecuencias negativas.

El avance de la IA General y sus implicaciones

El lanzamiento del ChatGPT de OpenAI el año pasado fue un hito importante en el desarrollo de la inteligencia artificial. Sin embargo, ahora se está avanzando hacia una nueva etapa con la IA General, que plantea desafíos aún mayores. Esta tecnología tiene el potencial de superar las capacidades humanas en términos de razonamiento y toma de decisiones, lo que abre un panorama complejo en diversos ámbitos, desde lo económico hasta lo existencial. Los expertos advierten sobre los posibles riesgos de una superinteligencia artificial que pueda tomar decisiones que afecten a la humanidad, y la necesidad de establecer regulaciones y marcos éticos para garantizar un uso seguro y responsable de esta tecnología.

El despido del CEO de OpenAI y la controversia en torno a la IA General

El despido del CEO de OpenAI, Sam Altman, y su posterior reincorporación después de amenazar con llevarse a la mayoría de los empleados con él, ha generado controversia en la industria de la inteligencia artificial. Si bien no está claro el papel exacto que desempeñó la IA General en esta situación, los especialistas coinciden en que esta tecnología ha avanzado rápidamente y plantea desafíos éticos y de control. Existe la necesidad de regular la IA General antes de que sea demasiado tarde, para evitar posibles consecuencias negativas para la humanidad. La autonomía y capacidad de toma de decisiones de una superinteligencia artificial plantean preocupaciones sobre el control y la responsabilidad en el uso de esta tecnología.