Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Descubre cómo la circulación del Atlántico norte ha modificado radicalmente el clima

  • La transferencia de calor desde la superficie a las profundidades del océano en el Atlántico Norte ha ayudado a reducir los cambios climáticos.
  • Un estudio dirigido por investigadores de la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI) y la UCL (University College London) ha utilizado registros de sedimentos del Atlántico Norte para investigar los cambios de temperatura en la superficie y las profundidades del océano en los últimos 1.200 años.
  • Los investigadores utilizaron muestras de sedimentos del sur de Islandia para medir la química de diminutos fósiles de conchas de foraminíferos y obtener información sobre el ambiente del océano en diferentes períodos de tiempo.
  • El estudio muestra que las profundidades del océano en el Atlántico Norte han contribuido a reducir los cambios climáticos superficiales a lo largo de los últimos 1.200 años.

El papel del océano en la reducción de los cambios climáticos

Un estudio realizado por investigadores de la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI) y la UCL (University College London) ha demostrado que la transferencia de calor desde la superficie a las profundidades del océano en el Atlántico Norte ha ayudado a reducir los cambios climáticos. Utilizando registros de sedimentos del Atlántico Norte, los investigadores pudieron inferir cómo el océano ha transferido calor a las profundidades, lo que ha disminuido los cambios climáticos superficiales en el pasado. Este estudio es el primero en medir la temperatura de las profundidades del océano durante los últimos 1.000 años aproximadamente, utilizando muestras de sedimentos del sur de Islandia.

Los investigadores utilizaron la química de diminutos fósiles de conchas de foraminíferos en las muestras de sedimentos para obtener información sobre el ambiente del océano en diferentes períodos de tiempo. Los resultados muestran que las profundidades del océano en el Atlántico Norte han enfriado la superficie de la Tierra desde la anomalía climática medieval hasta la Pequeña Edad del Hielo, reduciendo así el enfriamiento de la superficie durante este período. Este estudio destaca la importancia del océano en la regulación del clima y resalta la preocupación de que la circulación del Atlántico Norte pueda estar desacelerando, lo que podría tener consecuencias en la transferencia de calor en el futuro.

La transferencia de calor en el Atlántico Norte a lo largo de la historia

Un estudio reciente realizado por investigadores de la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI) y la UCL (University College London) ha revelado cómo la transferencia de calor desde la superficie a las profundidades del océano en el Atlántico Norte ha tenido un impacto significativo en los cambios climáticos a lo largo de los últimos 1.200 años. Utilizando registros de sedimentos del Atlántico Norte, los investigadores pudieron inferir cómo el océano ha transferido calor a las profundidades, lo que ha reducido los cambios climáticos superficiales en el pasado.

El estudio se basó en muestras de sedimentos tomadas del sur de Islandia, donde los desbordamientos de aguas frías y densas de los mares nórdicos se hunden y llenan el profundo Atlántico Norte. Estos desbordamientos son parte del brazo profundo de la Circulación de Vuelco Meridional Atlántico (AMOC), que actúa como una cinta transportadora. Mediante el análisis de la química de diminutos fósiles de conchas de foraminíferos en las muestras de sedimentos, los investigadores pudieron obtener información sobre el ambiente del océano en diferentes períodos de tiempo.

El impacto del océano en el clima de la Tierra

El océano desempeña un papel fundamental en la regulación del clima de la Tierra. Un estudio reciente realizado por investigadores de la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI) y la UCL (University College London) ha demostrado cómo la transferencia de calor desde la superficie a las profundidades del océano en el Atlántico Norte ha ayudado a reducir los cambios climáticos superficiales a lo largo de los últimos 1.200 años.

Utilizando registros de sedimentos del Atlántico Norte, los investigadores pudieron inferir cómo el océano ha transferido calor a las profundidades, lo que ha disminuido los cambios climáticos en la superficie. Estos hallazgos respaldan la idea de que las profundidades del océano han estado absorbiendo gran parte del calor causado por el calentamiento global en los últimos años. Sin embargo, existe la preocupación de que la circulación del Atlántico Norte pueda estar desacelerando, lo que podría tener consecuencias en la transferencia de calor en el futuro. Es importante comprender el papel crucial que desempeña el océano en el clima de la Tierra y tomar medidas para protegerlo y preservarlo.